Facebookpinterest

EMPECEMOS EL 2019 CON NUEVOS HÁBITOS.

Así sea uno

Estos últimos meses he estado enfocada en la investigación y estudio de distintas formas de mantenerme en forma y con buena salud, queriendo ir a fondo sobre la viabilidad de la alimentación cetógenica y el ayuno intermitente. La experiencia ha sido maravillosa, porque he visto cambios en mi estado de ánimo, mi rendimiento en los entrenamientos y tal como lo he prometido en anteriores post, finalmente les traigo mis análisis médicos que sientan las bases sobre la idoneidad de seguir en este estilo de vida que está en boga actualmente por la cantidad de información contradictoria, plegada de manipulación e intereses de personas, empresas, organizaciones y gobiernos.

 

En fin, me realicé los exámenes de sangre (Hematología, Perfíl Lipídos completos, perfil renal completo e inmunología) y arrojaron los siguientes valores de colesterol y triglicéridos que son los más críticos a la hora de realizar este tipo de patrón alimenticio:

  • Colesterol Total: 204
  • Trigliceridos: 112.8

Los demás valores están dentro del rango, así que no hay nada de que preocuparse.

Muchas han sido las enseñanzas y lecciones en estos últimos meses, donde la clave fundamental ha sido el tomar conciencia de lo que estoy consumiendo y sus efectos posteriores. Definitivamente, COMER es un placer y cada persona debe identificar cuáles son los alimentos y comidas que le reportan mayor satisfacción.

 

Cuando me refiero a tomar conciencia, me refiero a tomar las riendas del proceso de toma de decisión inteligente de lo que vamos a ingerir sin dejarnos llevar por la ansiedad, ya que producto de esa ansiedad, terminamos consumiendo algo que no nos encanta o no nos ha dejado 100% satisfechos.

 

Es increíble como el bombardeo de productos, publicidad e información manipulada sobre las supuestas necesidades de nuestro cuerpo, nos incita a que estemos consumiendo alimentos todo el día, y es necesario tomar el control de nuestros verdaderos deseos, y con ello de nuestra salud, ya que al final nadie conoce más a nuestro cuerpo sino nosotros mismos.

TIPS QUE ME HAN FUNCIONADO

A continuación, les hago algunas recomendaciones para iniciar, poco a poco, el proceso de tomar las riendas independientemente del tipo de alimentación que practiquen:

  • Identificar las comidas que les reportan mayor placer y que comidas no. Por ejemplo: si ustedes mueren por una hamburguesa, pero pueden prescindir de las papas fritas, pidan su hamburguesa sin papas. Esto es un ejemplo aplicable para cualquier comida, seguro alguien querrá matarme por el “prescindir de las papas fritas”
  • Tener claridad de que comidas les hace feliz, influye en que disminuya el sufrimiento a la hora de comerlos (en caso de las personas que sienten este sentimiento, sobre todo las mujeres).
  • Identificar los lugares donde sirven la mejor versión de la comida que les reporta el mayor placer. Por ejemplo, a pesar del estilo de alimentación que llevo, estoy clara que amo la pizza con locura y que su consumo, cada cierto tiempo, me hace feliz y lo disfruto al máximo, pero a la hora de caer en tentación no me voy a comer cualquier pizza sino mi preferida. Yo sé que las pizzas de Domino’s o Pizza Hut no son mis preferidas, así que no voy a perder mis progresos por ese tipo de comida.
  • Piensen en los alimentos que comen frecuentemente y hagan una lista de los que pueden dejar de comer, es decir, si en las reuniones sociales son de los que comen cantidades de doritos, papitas y ese tipo de snacks deben saber que esas comidas tienen ingredientes que causan adicción y que a pesar de que no les encanten como otras comidas, se dan atracones sin siquiera tener hambre. Es hora de sacar esas comidas que no les encanten de su dieta. Créanme que se van a sentir muy bien cuando logren dar ese gran paso.
  • Una vez identificados los alimentos no saludables que no nos encanten, eliminarlos por completos, no hacen faltan, no aportan absolutamente nada, ni a nivel de salud ni a nivel de gustos. Quizás, al principio, así sea una lista corta pero por algo se empieza, una vez que sientan mejorías en su cuerpo será más fácil identificar otros alimentos que no les reporten total satisfacción.
  • En el caso del dulce, mi gran debilidad, no puedo decirles que los he eliminado por completo, pero he reducido al mínimo su consumo con la estrategia de la elección. Si voy a un cumpleaños o una reunión social, hago dos cosas: 1. Identifico conscientemente los dulces que hay, si no están mis preferidos los descarto de inmediato, 2. Si hay un dulce que me fascine, le pregunto a alguna persona de la reunión que esté comiendo dulce si está realmente delicioso. Muchas veces la respuesta es “normal”, así que feliz de la vida digo que NO.
  • Cuando vamos a un restaurant también podemos hacer elecciones en pro de nuestra salud, intenten elegir entre el pan o el snack que nos ponen al principio y el postre o el licor. Es decir, son pequeños cambios que dan grandes resultados y es menos difícil de lo que parece. Les comento que he leído varios artículos que alegan que las comidas en restaurantes tienen ingredientes ultraprocesados para maximizar su sabor como excesos de condimentos, azúcar, entre otro.

 

Muchos de mis mentores me matarán con esta publicación porque la recomendación es dejar de comer comida ultraprocesada, eliminar por completo el azúcar que es veneno en polvo, y no darle tregua al exceso de carbohidratos que tenemos a nuestra disposición, pero sé que para muchas personas estos cambios son cuesta arriba al principio y al final terminan minimizando el daño del azúcar y alimentos procesados para recaer en malos hábitos.

 

En mi opinión, ahí está la clave, en crear el hábito de manera consciente para evitar flaquear, pero nada es de un día para otro y menos gracias a todo lo que estamos expuestos.

 

Por último, les dejo una anécdota de una compañera del trabajo que me dejó realmente sorprendida. Su novio le pidió matrimonio y me pidió ayuda para bajar un poco de peso para la boda. Sus hábitos alimenticios los considero hasta suicidas de lo mal que come y no sufre de remordimiento, incluso pienso que ni sabe lo que consume. Sin embargo, con una motivación como esta finalmente decidió sacar un poquito de voluntad para lucir radiante el día de su boda. Pues decidí tomarle las medidas el primer día y hacerlo una vez por semanas para medir su progreso, además de eliminar alguna comida o alimento de manera semanal, SOLO un alimento. Del resto podía seguir con sus hábitos:

  • Semana 1: refresco y sodas de ningún tipo ni sabor
  • Semana 2: jugos pasteurizados en cartón, recipientes de plásticos o latas
  • Semana 3: dulces empacados como caramelos, chocolates, galletas de cremitas (podía comerse dulces elaborados como de cumpleaños o los postres de los restaurantes, pero ese tipo de dulce que están en las filas para pagar en las cajas de supermercados NO)
  • Semana 4: Bebidas alcohólicas. Durante la semana 4 le vino su período o la menstruación. Tenía 5 meses y medio que no le bajaba la regla y no precisamente porque estaba embarazada, tenía un problema hormonal pero por falta de recursos no había podido tomar el tratamiento que le envío un doctor y definitivamente no fue necesario. A demás redujo 5 centímetros de cintura, es decir la barriga y ella está feliz y con más voluntad que nunca.
  • Semana 5: Inicia mañana. Vamos a ver cómo nos va.

No soy experta en nutrición, pero tengo un mínimo conocimiento de los alimentos que son procesados y cuales no tanto y e investigado a fondo la dieta cetogénica y el ayuno porque lo estoy aplicando desde hace 6 meses. Las recomendaciones que le doy a mi compañera de trabajo son básicas y no tienen que ver con un estilo de alimentación específica, solo está eliminando de manera progresiva ciertos alimentos que TODOS sabemos que son dañitos y los cambios están a la vista y lo más importantes, se sienten. ESTOY FELIZ POR ESTO.❤️

UN POQUITO MÁS DE MÍ

Recuerden que mi principal motivación de adquirir hábitos saludables es por incrementar mi calidad de vida y goce de fuerza y ánimo para afrontar cualquier reto que quiera asumir. También les comenté que mi papa le diagnosticaron principios de Alzheimer y quiero ver como la práctica del ayuno contrarresta los efectos de este tipo de enfermedad (obvio bajo supervisión médica). Dicho lo anterior, baso mis pequeños experimentos en la investigación y la lectura, así que les dejo este libro que recomiendo ampliamente, relacionado a la influencia de los hábitos alimenticios con el funcionamiento de nuestro cerebro.🧠

Lo dejó hasta aquí, espero esté artículo sea de gran ayuda y por favor comenten su experiencia en caso de aplicar algunos de estos truquitos o si tienen unos propios.

 

By Marivy

Facebookpinterest